Procedimiento De Movilización del Paciente

Movilización del Paciente Hospitalizado.

Por Definición es el conjunto de actividades que se realizan para la movilización  del  paciente con limitaciónes  del movimiento.

Objetivos

Mantener la comodidad del paciente.

Prevenir posibles complicaciones (úlceras por presión, deformidades, pérdida del tono muscular, trastornos circulatorios, etc.).

Colocar al paciente en la posición adecuada según la prueba diagnóstica (realizar una óptima higiene postural).

Potenciar la autonomía del paciente, asistiéndolo de forma pasiva solo cuando sea necesario (en las transferencias de una posición a otra).

Personal

  • Enfermera.
  • Técnico o auxiliar en Cuidados de Enfermería.

Material

  • Guantes.
  • Ropa de cama (sábana y entremetida).
  • Sábanas y toallas para fabricar rodillos, etc.
  • Almohadas, según precise.
  • Sistemas mecánicos para movilizar pacientes.
  • Trapecio.
  • Sillón.
  • Arco.
  • Antiequinos y férulas posturales.
  • Tablas de transferencias, si están disponibles.

Ejecución

Preparación del personal

Conocimientos de mecánica corporal. Formación específica en ergonomía adaptada

al tipo de paciente con el que se va a trabajar.

Realización de estiramientos concretos adaptados a la actividad que vamos a desarrollar.

Planificar la actuación. Tener en cuenta si son necesarios uno o dos operadores y si es necesario el uso de ayudas técnicas (grúas, etc.).

Asegurar que todo el material necesario esté a mano.

Higiene de manos. 

Colocación de guantes.

Preparación del paciente

Identificación del paciente. 

Informar al paciente y familia del procedimiento a realizar. 

Fomentar la colaboración del paciente según sus posibilidades.

Preservar la intimidad y confidencialidad.

Procedimiento

Normas generales en la movilización del paciente

Tener en cuenta las posibles limitaciones del paciente en la higiene postural del mismo y guardar, siempre que sea posible la máxima simetría, respetando las posiciones articulares anatómicas.

Colocar la cama en posición horizontal y frenada.

Tener al alcance las almohadas y/o dispositivos específicos a utilizar.

Proteger vías, drenajes, sondas y otros dispositivos que pueda tener el paciente.

Movilizar al paciente a la posición seleccionada evitando fricciones y sacudidas bruscas. 

Vigilar el estado general del paciente.

Dejar al paciente en una postura cómoda y con acceso al timbre y sus objetos personales.

Colocar barandas.

Colocar la silla de ruedas en la posición más apropiada para facilitar la transferencia en el caso que se pase al paciente de la cama al sillón o viceversa. Frenar la silla e intentar evitar los posibles obstáculos (reposabrazos, reposapiés, etc.). 

Retirar el material empleado en los contenedores indicados.

Retirar los guantes.

Higiene de manos.  

Normas generales de higiene postural para el trabajador

Las lesiones músculo-esqueléticas que derivan de un sobreesfuerzo, en la mayor parte de los casos, están originadas por una mala praxis, por desconocimiento del método o por no seguir unas normas básicas, por ello:

Al sujetar, levantar y transportar cargas o cuerpos se deben mantener lo más cerca posible del centro de gravedad de la persona que realiza la carga, manteniendo

unas  presas  firmes  y  cómodas.  De  esta  forma,  las  tensiones  a  las  que  son

sometidas las estructuras anatómicas (músculos, ligamentos, etc.) a nivel de la columna, son mucho menores.

Mantener las curvas anatómicas de la espalda, respetando el eje longitudinal, sin realizar flexiones excesivas del tronco hacia delante, flexionando siempre las rodillas.

La postura de los pies es importante, se deben tener separados a la altura de los hombros, con el fin de lograr mayor estabilidad y equilibrio. Cuando se realiza desplazamiento de carga es necesario que los pies estén orientados hacia la dirección del desplazamiento que daremos a la carga.

Evitar realizar giros del tronco manteniendo los pies estáticos cuando estamos soportando la carga, se deberá girar mediante pequeños pasos.

Solicitar ayuda en los momentos difíciles. Siempre es mejor planificar la intervención para determinar si necesitamos la ayuda de otra persona antes de realizar la ejecución.

Movilización del paciente

Movilización del paciente hacia la cabecera de la cama

mover paciente

Seguir normas generales en la movilización del paciente.

Seguir normas generales de higiene postural del trabajador.

Colocar la cama del paciente en posición horizontal, cerciorándonos de que se encuentra frenada. 

En casos específicos en que no existan contraindicaciones se puede colocar la cama en posición Trendelemburg para facilitar por gravedad el desplazamiento.

Pacientes que puedan colaborar (se necesita una sola persona):

. Colocar una mano bajo los muslos y otra bajo los hombros.

. Pedir al paciente que doble las rodillas y apoye los pies sobre la cama (entonces colocamos nuestros brazos por debajo de las caderas del paciente).

. Indicar al paciente que colabore ejerciendo presión con los pies a la vez que lo desplazamos hacia la cabecera.

Pacientes que no puedan colaborar (se necesitan dos personas):

. Colocarse cada persona a un lado de la cama (cambiar de lado frecuentemente para evitar sobrecargar siempre los mismos músculos), frente al paciente.

. Colocar los pies separados así como las rodillas ligeramente flexionadas (el apoyo de las rodillas sobre el lateral de la cama puede descargar un  poco la espalda; es importante desplazar el peso de un pie a otro en el sentido del movimiento).

. Colocar una sábana doblada o entremetida debajo del paciente desde los hombros hasta los muslos.

. El personal se situará a cada lado del paciente y con la ayuda de la sábana o entremetida, desplazar al paciente hacia la cabecera de la cama, evitando los movimientos de fricción (sí es necesario una tercera persona suspendería los miembros inferiores del paciente).

. Subir la cabecera de la cama según necesidad (sobre todo cuando existen problemas respiratorios) y comodidad del paciente.

Movilización del paciente hacia un lado de la cama

images (17)

Seguir normas generales en la movilización del paciente.

Seguir normas generales de higiene postural del trabajador.

Colocar la cama del paciente en posición horizontal, cerciorándonos de que se encuentra frenada. 

Colocarse en el lateral de la cama hacia donde se deslizará al paciente.

Enrollar el extremo de la entremetida del lado hacia donde se deslizará al paciente y sujetarlo lo más próximo al paciente.

Tirar del paciente hacia el lado de la cama, que se quiera deslizar.

Puede ayudar a realizar la técnica apoyar la rodilla del profesional sobre la cama cuando el paciente aún se encuentra muy alejado del mismo.

Movilización del paciente desde la cama a otra cama o camilla

Seguir normas generales en la movilización del paciente.

Seguir normas generales de higiene postural del profesional.

Colocar la cama del paciente en posición horizontal, cerciorándonos de que se encuentra frenada. Si es posible adaptar las alturas de las camas es necesario hacerlo. 

Una de las dos personas se coloca en el lado externo de la camilla, en el centro, y tira de la entremetida hacia sí, mientras la otra se coloca en la cabecera sujetando al paciente por los hombros, levantándolos y acercándole hacia la camilla. Si es posible quitar el cabecero de la cama para adoptar una postura más ergonómica usando la técnica de arrastre más que la de levantamiento. Si el paciente presenta una zona más vulnerable (inmovilización de fractura, etc.), el segundo operador puede colocarse de forma que proteja esta zona.

Enrollar los extremos de la sábana bajera lo más cerca posible del paciente para que al tirar la palanca sea menor y se realice un menor esfuerzo.

Desplazar al paciente para situarlo en el borde de la cama.

Colocar la cama o camilla paralelamente a la cama del paciente.

A la señal convenida elevar ligeramente al paciente a la vez que se desplaza hacia la camilla o cama.

Dejar al paciente en una posición cómoda. Seguir las normas de higiene postural en base a la patología que presente el paciente.

Sentar al paciente al borde de la cama

Seguir normas generales en la movilización del paciente.

Seguir normas generales de higiene postural del trabajador.

Colocar la cama del paciente en posición horizontal, cerciorándonos de que se encuentra frenada.

Situarse en el lateral de la cama hacia donde se va a sentar el paciente.

Llevar al paciente de la posición supina al decúbito lateral sobre el lado hacia el

que se levantará.

Colocar los pies y las piernas del paciente en el borde de la cama.

Colocar un brazo rodeando los hombros del paciente y el otro sobre el muslo que no está apoyado, cerca de la rodilla. Cargar peso sobre el muslo del paciente mientras movilizamos y ayudamos a levantar lentamente el tronco hacia la vertical (si el paciente puede ayudarnos este paso se puede dividir en dos, apoyando el paciente el antebrazo para después continuar hasta el apoyo sólo de la mano).

Sostener al paciente hasta que guarde bien el equilibrio y se encuentre cómodo.

Realizar      pequeñas    movilizaciones    laterales    para    que    el    peso    se    reparta simétricamente entre las dos hemipelvis y la sedestación sea más estable.

Movilización del paciente hacia el sillón o silla de rueda

1ª Técnica:

Seguir normas generales en la movilización del paciente.

Seguir normas generales de higiene postural del trabajador.

Colocar la cama del paciente en posición horizontal, cerciorándonos de que se encuentra frenada. 

Aproximar el sillón o silla de ruedas a la cama en posición ligeramente diagonal respecto a la cama; la rueda y la parte anterior del asiento de la silla deben tocar la cama y fijar las ruedas. 

Cubrir el sillón o silla con una sábana. Es importante almohadillar la zona de la rueda para que no suponga un obstáculo para el paciente y se deslice mejor. Se pueden usar tablas de transferencias.

Retirar las almohadas y reposabrazos de la silla más próximo a la cama.

Ayudar al paciente a sentarse en el borde de la cama.

Ayudar al paciente a ponerse unas zapatillas o zapatos antideslizantes.

Colocarse justo enfrente del paciente.

Coger al paciente por debajo de los brazos. Esta maniobra no siempre es

aconsejable, lo importante es que flexionemos el tronco del paciente invitándole a cargar el peso en sus pies, movilizando lateralmente la pelvis en descarga en dirección a la silla. Sería más aconsejable una presa a nivel de las escápulas o cintura escapular.

El paciente puede usar la misma presenta con nosotros.

Continua:

Tirar del paciente hacia sí flexionando las rodillas para sujetar con ellas las

piernas del paciente.

Girar con el paciente hasta sentarlo en la silla. Se puede hacer en pequeños pasos, pivotando sobre los pies del paciente, prestando especial atención al pequeño hueco que pueda quedar entre cama y silla.

Colocar la pelvis del paciente lo más próxima al respaldo para que tenga un buen apoyo lumbar, evitando las algias lumbares por una sedestación prolongada.

Bajar las plataformas de los pies y colocar en ellas los pies del paciente.

Colocar elementos de protección y almohadas de apoyo si fuera preciso.

Frenar la silla de ruedas.

2ª Técnica:

Seguir normas generales en la movilización del paciente.

Seguir normas generales de higiene postural del trabajador.

Colocar la cama del paciente en posición horizontal, cerciorándonos de que se encuentra frenada. 

Para pacientes con dificultad en la movilidad se necesitarán más de una persona.

Aproximar el sillón o silla de ruedas a la cama en posición ligeramente diagonal y fijar las ruedas. 

Cubrir el sillón o silla con una sábana.

Retirar las almohadas.

Incorporar al paciente y colocar los brazos cruzados encima del tórax.

Ambas personas se colocarán a los lados del paciente y usando una sábana sobre la que el paciente está sentado lo invitan a flexionarse mientras se ayudan de la sábana para movilizar la zona de apoyo de los isquiones que ahora se encontrará soportando un peso menor. Es importante que con el otro brazo los asistentes eviten que el paciente extienda el tronco lanzándose hacia atrás durante la maniobra.

A la señal convenida levantar al paciente y sentarlo en el sillón.

Colocar elementos de protección y almohadas de apoyo si fuera preciso.

Posiciones de los pacientes encamados.

Decúbito supino:

Decúbito-supino3

Seguir normas generales en la movilización del paciente.

Seguir normas generales de higiene postural del trabajador.

Colocar la cama en posición horizontal, cerciorándose de que está frenada.

Colocar al paciente tendido sobre su espalda, con las piernas extendidas y los brazos al lado del cuerpo, guardando el eje longitudinal.

Levantar con suavidad la cabeza y poner una almohada bajo ella; la barbilla debe quedar ligeramente inclinada hacia delante (evitar que el mentón se eleve) y la almohada debe llegar a la altura de los hombros.

Extender los brazos a los costados un poco separados del cuerpo y apoyados sobre la cama; Si el paciente tiene flaccidez o espasticidad muscular, puede ayudar a mantener la postura de los brazos una almohada colocada debajo de cada uno de ellos. Estas posiciones también pueden ayudar a evitar el edema. Alternar las posiciones de la palma sobre la cama y dirigida hacia el techo.

Valorar la necesidad de poner un rollo en las manos para mantener los dedos en semiflexión.

Sigue:

Comprobar que las caderas están rectas y colocar una almohada debajo del hueco poplíteo, más dirigida hacia los pies para evitar el aumento de la presión en esta zona con el riesgo circulatorio que podría implicar. Si la cama es articulada, se puede prescindir de esa almohada arqueando ligeramente la cama para que la parte posterior de las rodillas quede apoyada. Alternar esta posición con la extensión completa de las rodillas.

Si las caderas tienden a la aducción, colocar una almohada de abducción entre las dos piernas; si por el contrario, tienden a la rotación externa, colocar un rollo a

cada lado del paciente, a nivel de la cadera en forma de cuña.

Colocar una almohada pequeña a la altura de los tobillos para que los talones no se apoyen, y otra almohada doblada contra las plantas de los pies de modo que estos queden flexionados con los dedos apuntando hacia arriba.

Si los pies tienden a la rotación interna o externa, cubrirlos con unas botas de estructura rígida o semirígida por fuera y almohadilladas por dentro, para mantenerlos en posición de flexión, en cuyo caso podemos prescindir de la almohada en los tobillos. Atención a los casos de espasticidad acentuada para no aumentarla. Si la rotación de la pierna viene desde la cadera, colocar un rodillo en la parte externa de los muslos para corregir a ese nivel.

Elevar la cabecera de la cama, hasta la altura más cómoda y apropiada para el paciente.

Cuando el paciente se desplace hacia los pies de la cama, subirlo hacia la cabecera según el procedimiento desplazamientos de los pacientes, dejando la cama horizontal para la maniobra.

Vigilar las zonas del occipucio, omóplatos, codos, sacro, coxis, talones y dedos de los pies.

Decúbito prono:

decúbito-ventral2

Seguir normas generales de movilización del paciente.

Colocar la cama en posición horizontal, cerciorándose que está frenada. 

Colocar al paciente en posición extendida sobre tórax y abdomen.

Descansar la cabeza sobre una almohada pequeña, evitando una excesiva distensión de la columna vertebral. Cambiar el apoyo sobre uno y otro lado de la cara. Se puede colocar también una pequeña almohada bajo la frente para que la cabeza mantenga una posición más simétrica.

Colocar una almohada pequeña debajo del abdomen por debajo del diafragma (evitar hiperlordosis lumbar).

Separar los brazos del cuerpo y levantarlos a la altura de los hombros con los codos flexionados; deben quedar perfectamente apoyados en la cama y con las palmas de las manos hacia abajo.

Colocar una almohada debajo de las piernas, de forma que los pies queden en posición de extensión con el empeine apoyado. También se puede dejar que los pies sobresalgan de manera natural sobre el borde inferior del colchón.

Vigilar los dedos de los pies, rodillas, genitales en el varón y mamas en la mujer, mejillas y oídos.

Decúbito lateral:

descarga (3)

Seguir normas generales en la movilización del paciente.

Colocar la cama en posición horizontal, cerciorándose de que esté frenada. 

Colocar al paciente en posición extendida sobre el lado derecho o izquierdo.

Separar del cuerpo el brazo del lado sobre el que se apoya, flexionar el codo en un ángulo de 90º y apoyarlo sobre la cama (se deberá alternar con la posición en extensión del codo). Ampliar la base de apoyo, para que no apoye solamente en un punto del hombro.

Colocar una almohada debajo de la cabeza y otra delante del paciente para apoyar

sobre ella el otro brazo con el codo semiflexionado.

Colocar una almohada en la espalda del paciente para que le sea más fácil

mantener la posición y pueda descansar sobre ella.

Las manos quedarán abierta con los dedos semiflexionados, utilizar un rollo si es necesario para mantenerlas así.

Separar un poco las piernas, extender la inferior y flexionar ligeramente la superior a nivel de la rodilla; poner una almohada debajo de esta última, de manera que el peso recaiga sobre la almohada y no sobre la pierna que queda debajo, equilibrando así la pelvis. Comprobar que las caderas están rectas.

Elevar la cabecera de la cama según las necesidades y seguridad del paciente.

Vigilar las zonas de las orejas, hombros, codos, cresta ilíaca, trocánteres, rodillas y maleólos.

Posición de Fowler y semi-fowler:

ingrijiri postoperatorii generale_8

Seguir normas generales en la movilización de pacientes.

Colocar al paciente en decúbito supino.

Elevar la cabecera de la cama entre 45º y 60º.

Retirar almohada de la cabeza.

Colocar una pequeña almohada en la zona lumbar (si apoya correctamente la zona no es necesario), otra bajo los muslos y una almohada pequeña bajo los tobillos.

Vigilar las zonas del sacro, tuberosidad isquiática, talones y codos.

La posición de semi-fowler tiene un grado de inclinación menor de 30º.

Flexionar al paciente a la altura de sus caderas, no de la zona dorsal, para ello, es preciso subir caudalmente al paciente en la cama con anterioridad.

Posición de Trendelemburg:

antitren0

Seguir normas generales en la movilización del paciente.

Colocar la cama en posición horizontal, cerciorándose que está frenada. 

Colocar al paciente en decúbito supino inclinando el plano de la cama de tal forma que la cabeza del paciente queda en un plano inferior al de los miembros inferiores.

En la posición antitrendelemburg se inclina el plano de la cama de tal forma que la cabeza queda por encima de los miembros inferiores. Colocar una almohada en la planta de los pies, para favorecer el apoyo precoz en esta posición.

Vigilar omóplatos, sacro, coxis, talones, dedos de los pies, codos y protección de la cabeza.

Vigilar el estado de conciencia del paciente para evitar aspiraciones en caso de tener vómitos.

Consideraciones especiales

Utilizar técnicas preventivas de mecánica corporal para movilizar al paciente.

Conocer las patologías para evitar movilizaciones que estén contraindicadas.

En caso de movilización de la cama a una silla, no es aconsejable que el paciente se ponga de pie, evitando así el riesgo de caídas.

Evitar el dolor.

Evitar mantener la presión prolongada sobre la misma zona.

Cuando el paciente es portador de tracción mecánica:

1º. En las movilizaciones de pacientes en cama, una persona debe vigilar los

elementos de la tracción para controlar la tensión, evitar desplazamientos,

evitar contracciones musculares y mantener el alineamiento del eje de tracción.

2º. Vigilar alteraciones locales de la zona afectada: enrojecimiento, edema, supuración, etc.

Registro

Anotar en el registro correspondiente

Procedimiento realizado.

Firma, fecha y hora de realización.

Incidencias ocurridas durante el procedimiento.

La respuesta del paciente al procedimiento.

Referencias:

Davies P. Steps to Follow. The Comprehensive Treatment of Patients with Hemiplegia. Segunda edición. Berlin: Springer-Verlag, 2000.

García Pais MJ, Rigueiro Veloso MT, Portero Vázquez A, Rivas Bande MJ, Martínez Vázquez F, Casariego Vales E. Rehabilitación del ictus. Guías clínicas Fisterra. 2004; 4 (54): 1-7.

Hospital Universitario Virgen del Rocío. Manual de Procedimientos Generales de Enfermería. Sevilla. Junio 2008. [Consultado el día 10 de Noviembre de 2011]. Disponible en: http://intranet/enfermeria/manual_procedimientos_enfermeria.html

Junta de Andalucía. Consejería de Salud. Estrategia para la seguridad del paciente. Sevilla. 2006. [Consultado el día 10 de Noviembre de 2011]. Disponible en: http://www.juntadeandalucia.es/agenciadecalidadsanitaria/ob

servatorioseguridadpaciente/gestor/sites/PortalObservatorio/e

strategia/descargas/Estrategia_SP_2006- 2010.pdf

Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica. BOE número 274 de 15/11/2002, páginas 40126 a 40132 (7 págs.). [Consultado el 31 de Enero de 2011]. Disponible en: http://www.boe.es/aeboe/consultas/bases_datos/doc.php?id=BOE-A-2002- 22188

Luque Moreno C, Peña Salinas M, Rodríguez Pappalardo F. Manual de recomendaciones para cuidadores de pacientes con gran discapacidad neurológica (capítulos 8 y 9). H.U. Virgen del Rocío de Sevilla. ISBN: 978-84-694-1131-5. 2011.

Mirallas      JA.    Sistemas    de    gestión.    Consejo    terapéutico    en    rehabilitación. Rehabilitación 1999; 33: 145-146.

Paeth Rohls, B. Experiencias con el concepto Bobath: fundamentos-tratamiento- casos. Segunda edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana, 2006.

Organización Mundial de la Salud. Preámbulo a las soluciones para la seguridad del paciente. Ginebra 2007. [Consultado el día 10 de Noviembre de 2011]. Disponible en: http://www.ccforpatientsafety.org/Common/pdfs/fpdf/ICPS/PatientSolutionsSpanish.pdf

Comentarios

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: