Dolor Cuidados de Enfermería

   El dolor es uno de los síntomas más temidos de los enfermos. La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor lo define como “una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada a una lesión presente o potencial de los tejidos”. Es por lo tanto, una experiencia subjetiva: su vivencia depende de las características de la persona que lo experimenta; aspecto importante a tener en cuenta de cara al tratamiento.

Deberemos identificar componentes físicos y no físicos que componen el concepto de “dolor total” o sufrimiento, que engloba el estimulo físico con los factores psicológicos, sociales y espirituales de las personas afectadas, su contexto y su significado.

Para saber más de esto último te invitamos a leer nuestra entrada anterior Dolor donde te explicamos que es, sus tipos y generalidades seguro te sirve  para comprender más este tema .

dolor físico

Actividades de enfermería

Valorar el dolor del paciente: ¿Dónde le duele? , ¿desde cuando? , ¿Cómo es el dolor

Los cuidados de enfermería en el tratamiento del dolor:

De manera didáctica, los cuidados de enfermería se pueden agrupar en torno a dos niveles fundamentales de participación en el manejo del dolor:

Nivel independiente, implica la valoración, planificación y administración de tratamientos de enfermería, fundamentalmente técnicas no invasivas de control del dolor y educación de hábitos para prevenir o disminuir el número de episodios.

Nivel interdependiente, junto al resto del equipo multidisciplinar, participando desde su área de formación y conocimientos en la valoración, administración de tratamientos (técnicas invasivas, fármacos, etc.) y seguimiento de la evolución del paciente y del grupo familiar

  • Verificar con el enfermo:

– Localización.
– Intensidad.
– Calidad (opresivo, quemazón, punzada, como descargas
eléctricas, fijo y continuo)

  • No juzgar el dolor que el paciente dice tener:

McCafferydefine el dolor de la siguiente forma:

Dolor es lo que el paciente dice que es y no lo que otros “piensan que debería ser

Dado que es una experiencia tan subjetiva, debemos creer al enfermo, evitando frases como:

  • -“Aguanta muy poco”,
  • -“Se queja demasiado”,
  • -“Es imposible que le duela porque…”,
  • – “Es que está muy nervioso”,
  • -“La situación no es tan mala como usted piensa”,
  • -“Espere, tengo algo más importante que hacer”,
  • -“Que quiere si es como si le hubiese pasado un camión por encima”

Administrar el analgésico prescrito por el medico para controlar un determinado tipo de dolor ( son tratamientos individualizados):

– Lo más idóneo es anticiparse a la aparición del dolor, administrando analgésicos prescritos a horas fijas, “de reloj”, según la vida media del analgésico en cuestión. Nunca prescribir los calmantes a demanda.
– Evaluar y registrar la respuesta al tratamiento
– Evitar la desesperanza y nunca decir frases como: “lo que le puse debería haberle aliviado”, “no puedo hacer nada más para ayudarle”, “ya no le tocan más calmantes”

  • Los analgésicos poseen efectos secundarios:

las enfermeras deben reconocer esos problemas si aparecen y reforzar la información que el medico hubiera ofrecido al paciente, siempre de forma clara y comprensible.

No usar placebos: “la única conclusión exacta respeto a la persona que reacciona positivamente ante un placebo es que desea muy intensamente el alivio del dolor y que confía en algo o alguien le ayude a obtenerlo”
(Goodwin y cols, 1979; McCaffery, 1979) visto así resulta poco ético y abre puertas de la desconfianza.

  • Reducir estimulo doloroso siempre que se pueda:

– Evitar movimiento innecesario

– Hacer que el enfermo adopte las posiciones más adecuadas para evitar el dolor

Ayudar a colocarse cómodamente sin tensiones musculares

  • Alterar la percepción del dolor

Intentar reducir los factores que disminuyen el umbral doloroso

  • Ansiedad
  • Insomnio
  • Miedo
  • Tristeza
  • Cansancio
  • Depresión
  • Abandono social
  • Introversión, etc.

Utilizar el entorno en la terapia. Proporcionar una atmósfera adecuada, prestando atención a los detalles: luz, temperatura, olores, música, colores, fotografías, postres, plantas… estas pequeñas cosas pueden hacer que el paciente enfoque su atención en sensaciones más agradables, obteniendo así un efecto positivo sobre la percepción dolorosa que experimenta.

Animarle a combatir el aburrimiento, utilizando los métodos de distracción que el paciente prefiera y que se puedan adaptar a sus posibilidades actúale: ver la televisión, leer, pintar, escuchar música, pasear, etc. Estos métodos nunca serán por sí solos una alternativa a la medicación.

  • Adoptar medidas complementarias para tratar el dolor si se estima oportuno:

– Estimulación cutánea: el calor, el frío, el masaje, y la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea
– Técnicas cognitivas-conductuales: relajación, hipnosis, refuerzo positivo, musicoterapia, imaginación dirigida, retroalimentación biológica, etc.

  • Establecer una comunicación adecuada con el paciente:

   Demostrar un interés sincero por él y su dolor, escucharle activamente, adoptando una actitud empática, siendo consciente de que los pacientes responden a la conducta verbal y no verbal. Mantener siempre una actitud tranquila, sosegada, serena ofreciéndole una relación afectuosa, preocupada y comprensiva.

Con la familia: promover los potenciales de apoyo de la familia implicándoles el cuidado, reconociendo su labor y favoreciendo el acercamiento que, a veces, la hospitalización interrumpe.

Dar información: una familia que conoce lo que esta sucediendo y las medidas que se están adoptando es más eficaz en el apoyo al enfermo. Avisarles que identifiquen cualquier factor ajeno a la enfermedad que pueda contribuir al aumento del dolor y ante signos de depresión, ansiedad, irritabilidad, etc.

Para favorecer una actuación adecuada. Con el resto del equipo: toda la información que se da al paciente debe estar en concordancia con la que den los demás compañeros, estableciendo objetivos y planes de cuidados consensuados entre todos los miembros del equipo. Además el poder contar con un grupo interdisciplinario y el trabajar en equipo resolverán más eficazmente los problemas y dificultades que surjan.

  • Monitorizar la respuesta del paciente a la analgesia y resto de medidas adoptadas.
  • Evaluar, documentar y registrar la evolución del paciente y la consecución de resultados. 

Síguenos en nuestra pagina de facebook para mantenerte actualizado con las entradas en nuestro blog

Referencias:

  •  ENFERMERÍA MEDICOQUIRURGICA. Brunner y suddarth. Ed. 10. Vol. I
  •  SEMIOLOGÍA MÉDICA. Ricardo Cediel Argel. 5 ed.
  • EBERHARD F, María Eliana  y  MORA D, Ximena. Manejo del dolor en el paciente pediátrico. Rev. Chil. Pediatric. [Online]. 2004, vol.75, n.3, pp. 277-279. 
  • TORTORA Gerald J. DERRICKSON Bryan. Principios de anatomía y fisiología. 11 ed.  Bogotá – Colombia. Panamericana.  2006  ISBN. 968-7988- 77- 0.  
  • RODRIGUEZ Carranza Rodrigo, LÓPEZ Horacio, CAMPOS Alfonso. Guía de farmacología y terapéutica. Segunda edición. Me Graw Hill. Educación. México 2007 

ย Dolor Cuidados de Enfermerรญaย 

Comentarios

comments

Written by

Alex Santiago

Soy licenciado en enfermeria, mi area laboral por ahora se encuentra en medicina preventiva y salud publica; me encanta mi profesion y compartir mis conocimientos, apasionado en las nuevas tecnologias orgullosamente mexicano, trabajador IMSS y tambien soy administrador de la pagina Yo Amo Enfermeria en Facebook e Instagram, buscanos ahi para mantenerte actulizado de todas nuestras nuevas entradas :)