Convulsión por fiebre ¿Qué hacer?

Convulsión por fiebre ¿Qué hacer?

Convulsión por fiebre ¿Qué hacer?

Las convulsiones son movimientos bruscos, breves y repentinos de los músculos, que no se pueden controlar. Cuando estas convulsiones son provocadas por la fiebre, se denominan convulsiones febriles.

Una convulsión febril es una convulsión en un niño que puede ser causada por un aumento en la temperatura corporal, a menudo por una infección. El hecho de que su hijo tenga una convulsión febril puede ser alarmante, y los pocos minutos que dure pueden parecer una eternidad.

Las convulsiones febriles representan una respuesta única del cerebro de un niño a la fiebre, generalmente el primer día de fiebre. Afortunadamente, generalmente son inofensivos y generalmente no indican un problema continuo. Usted puede ayudar manteniendo a su niño seguro durante un ataque febril y consolándolo después.

Síntomas

Los síntomas febriles de las convulsiones pueden variar desde leve – mirada fija a temblores más severos o endurecimiento de los músculos.

Un niño con una convulsión febril puede:

Tiene fiebre de más de  38.0 C Perder el conocimientoAgitar o sacudir brazos y piernas

Las convulsiones febriles se clasifican como simples o complejas:

  • Ataques febriles simples  Este tipo más común dura de unos segundos a 15 minutos. Las convulsiones febriles simples no se repiten en un período de 24 horas y son generalizadas, no específicas de una parte del cuerpo.
  • Convulsiones febriles Complejas. Este tipo dura más de 15 minutos, ocurre más de una vez dentro de las 24 horas o está confinado a un lado del cuerpo de su niño.

Las convulsiones febriles ocurren con mayor frecuencia dentro de las 24 horas de la aparición de la fiebre y pueden ser la primera señal de que un niño está enfermo.

Cuándo ver a un doctor

Consulte al médico de su hijo lo antes posible después de la primera convulsión febril de su hijo, incluso si solo dura unos segundos. Llame a una ambulancia o trasladese por su cuenta para llevar a su hijo a la sala de emergencias si la convulsión dura más de 5 minutos o va acompañada de:

  • Vomito
  • Rigidez en el cuello
  • Problemas respiratorios
  • Somnolencia extrema

Causas

Una temperatura corporal alta causa la mayoría de las convulsiones febriles.

Infección

Por lo general, las fiebres que desencadenan las convulsiones febriles son causadas por una infección viral, con menos frecuencia por una infección bacteriana. Las infecciones virales, como la gripe y la roséola, que a menudo se acompañan de fiebre alta, parecen estar más relacionadas con las convulsiones febriles.

Reacciones adversas posteriores a la vacunación

El riesgo de convulsiones febriles puede aumentar después de algunas inmunizaciones infantiles, como las vacunas contra la difteria, el tétanos y la tos ferina o el sarampión, las paperas y la rubéola. Un niño puede desarrollar fiebre baja luego de la vacunación. La fiebre, no la vacuna, causa la convulsión.

Fisiopatogía.

Convulsión por fiebre ¿Qué hacer?

 

Disbalance entre neurotransmisores excitatorios e inhibitorios. La hipertermia (> 38,3º C) puede provocar una disminución de los niveles de receptores para GABA a nivel pre y post-sináptico generando un balance positivo a favor de la neurotransmisión excitatoria.

Respuesta exagerada a determinadas citoquinas pro inflamatorias. La interleuquina 1b (IL -1b) puede provocar convulsiones al ejercer cambios en la fosforilación del receptor N-metil-D-aspartato inhibiendo la recaptación astrocítica del neurotransmisor excitatorio glutamato y aumentando su liberación por células de la glía y otras neuronas.

Alcalosis respiratoria. El aumento de la frecuencia respiratoria producido por la fiebre podría provocar alcalosis respiratoria pudiendo aumentar la excitabilidad neuronal.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de tener un ataque febril incluyen:

Edad temprana.  La mayoría de las convulsiones febriles ocurren en niños de entre 6 meses y 5 años de edad. Es inusual que los niños menores de 6 meses tengan convulsiones febriles, y es raro que ocurran estas convulsiones después de los 3 años de edad.

Historia familiar.  Algunos niños heredan la tendencia de una familia a tener convulsiones con fiebre. Además, los investigadores han vinculado varios genes a una susceptibilidad a las convulsiones febriles.

Complicaciones

La mayoría de las convulsiones febriles no producen efectos duraderos. Las convulsiones febriles simples no causan daño cerebral, retraso mental o problemas de aprendizaje, y no significan que su hijo tenga un trastorno subyacente más grave.

Las convulsiones febriles no indican epilepsia, una tendencia a tener convulsiones recurrentes causadas por señales eléctricas anormales en el cerebro.

Ataques febriles recurrentes

La complicación más común es la posibilidad de mas ataques febriles ( Que se vuelvan más recurrentes). El riesgo de recurrencia es mayor si:

  • La primera convulsión de su hijo fue consecuencia de una fiebre baja.
  • El período entre el inicio de la fiebre y el ataque fue breve.
  • Un familiar inmediato tiene un historial de convulsiones febriles.
  • Su hijo tenía menos de 15 meses en el momento de la primera convulsión febril.

Prevención

La mayoría de las convulsiones febriles ocurren en las primeras horas de fiebre, durante el aumento inicial de la temperatura corporal.

Dar medicamentos a su hijo

Administrarle acetaminofén o ibuprofeno a su hijo al comienzo de la fiebre puede hacer que su hijo se sienta más cómodo, pero no evitará una convulsión.

Tenga cuidado al administrar aspirina a niños o adolescentes. Aunque la aspirina está aprobada para su uso en niños mayores de 3 años, los niños y adolescentes que se recuperan de la varicela o síntomas similares a la gripe nunca deben tomar aspirina. Esto se debe a que la aspirina se ha relacionado con el síndrome de Reye, una afección rara pero potencialmente mortal, en tales niños.

Medicamentos de prevención de prescripción

En raras ocasiones, los medicamentos recetados anticonvulsivos se usan para tratar de prevenir las convulsiones febriles. Sin embargo, estos medicamentos pueden tener efectos secundarios graves que pueden superar cualquier posible beneficio.

El diazepam oral, lorazepam intensol, clonazepam  o el diazepam rectal pueden prescribirse para niños propensos a las convulsiones febriles. Estos medicamentos generalmente se usan para tratar las convulsiones que duran más de 10 minutos o si el niño tiene más de una convulsión en 24 horas. Por lo general, no se usan para prevenir las convulsiones febriles.

Diagnóstico

Identificar la causa de la fiebre de su hijo es el primer paso después de una convulsión febril.

Ataques febriles simples

Para determinar la causa de la infección,  el personal de salud  puede recomendar:

  • Una prueba de sangre
  • Una prueba de orina
  • Un toque espinal (punción lumbar) para saber si su hijo tiene una infección del sistema nervioso central, como meningitis

 Convulsiones febriles complejas

Para las convulsiones febriles complejas, su médico también puede recomendar un electroencefalograma (EEG), una prueba que mide la actividad cerebral.

Si la convulsión involucró solo un lado del cuerpo del niño, su médico también puede recomendar una resonancia magnética para controlar el cerebro de su hijo.

Tratamiento

La mayoría de las convulsiones febriles se detienen por sí solas en un par de minutos. Si su hijo tiene una convulsión febril que dura más de 10 minutos, o si su hijo tiene convulsiones repetidas, solicite atención médica de emergencia.

Episodios más serios

Si la convulsión dura más de 15 minutos, un médico puede ordenar medicamentos para detener la convulsión.

Si la convulsión se prolonga o va acompañada de una infección grave o si no se puede determinar la fuente de la infección, es posible que su médico desee que su hijo permanezca en el hospital para observación adicional. Pero una estadía en el hospital generalmente no es necesaria para las convulsiones febriles simples.

Estilo de vida y remedios caseros

Si su hijo tiene una convulsión febril, mantenga la calma y siga estos pasos:

  • Coloque a su niño de costado sobre una superficie donde él o ella no se caerá.
  • Permanezca cerca para mirar y consolar a su hijo.
  • Retire objetos duros o filosos cerca de su hijo.
  • Afloje la ropa apretada o restrictiva.
  • No restrinja a su hijo ni interfiera con los movimientos de su hijo.
  • No coloque nada en la boca de su hijo.
  • Vigilat el Tiempo de la convulsión

Preparándose para su cita

Es probable que comience por ver al médico de cabecera o al pediatra de su hijo. A continuación, puede derivar a un médico que se especializa en trastornos del cerebro y el sistema nervioso (neurólogo).

Aquí hay información que lo ayudará a prepararse para su cita.

Lo que puedes hacer

Escriba otratde hacer memoria de todo lo que recuerde  sobre la convulsión de su hijo, incluidos los signos o síntomas que ocurrieron antes de la convulsión, como fiebre.Haga una lista de los medicamentos, vitaminas y suplementos que toma su hijo.Escriba las preguntas para preguntarle a  su médico.

Para las convulsiones febriles, algunas preguntas básicas para hacerle a su médico incluyen:

  • ¿Cuál es la causa más probable de la convulsión de mi hijo?
  • ¿Qué exámenes necesita mi hijo?
  • ¿Estas pruebas requieren una preparación especial?
  • ¿Es probable que esto suceda nuevamente?
  • ¿Mi hijo necesita tratamiento?
  • ¿Ayudará a prevenir las convulsiones febriles a mi hijo medicamentos para reducir la fiebre durante una enfermedad?
  • ¿Qué debería hacer la próxima vez que mi hijo tenga fiebre?
  • ¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo durante una convulsión febril?

Mi hijo tiene otra condición de salud.

  • ¿Cómo podemos gestionarlos juntos?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevar?
  •  ¿Qué sitios web recomiendas?

No dude en hacer otras preguntas, también estas en el lugar y momento indicados.

 

Síguenos en nuestra pagina de facebook para mantenerte actualizado con las entradas en nuestro blog

Tema de interés: 

Signos vitales en pediatria

Las convulsiones son movimientos involuntarios bruscos, breves y repentinos de los músculos,  los provocadas por la fiebre, se denominan convulsiones febriles.

Comentarios

comments

One Response

  1. Martín 24 febrero, 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: