Baño en cama del Paciente hospitalizado

Baño en cama del Paciente hospitalizado.

Definición

El baño en cama a pacientes hospitalizados es conjunto de actividades dirigidas a proporcionar el aseo corporal y la comodidad del paciente. Incluye los procedimientos de higiene y limpieza de la superficie corporal y mucosas externas.

Objetivos

Satisfacer las necesidades de higiene y confort del paciente.

Personal

  • Enfermera.
  • Técnico o auxiliar en Cuidados de Enfermería.

Material

  • Vaso con agua.
  • Palangana con agua caliente.
  • Esponjas desechables.
  • Jabón líquido.
  • Champú.
  • Bastoncillos para los oídos.
  • Toalla de baño.
  • Guantes y bata desechable.
  • Crema hidratante y/o hidrocoloide.
  • Complementos de aseo personal.
  • Ropa limpia para paciente y cama.
  • Bolsa de recogida de ropa usada.
  • Bolsa de recogida de material desechable.

Ejecución

Preparación del personal

Asegurar que todo el material necesario esté a mano.

Higiene de manos.  

Preparación del paciente

Identificación del paciente. 

Informar al paciente y familia del procedimiento a realizar. 

Fomentar la colaboración del paciente según sus posibilidades.

Preservar la intimidad y confidencialidad.

Fomentar la presencia y/o colaboración de la familia si el paciente así lo desea.

Preservar la intimidad y confidencialidad. Tener la precaución de cerrar la puerta mientras se realizan los cuidados y sólo descubrir la zona que tenga que asear.

Colocar al paciente en una posición adecuada.

Procedimiento

Asegurar que la temperatura ambiente de la habitación es adecuada evitando las corrientes de aire.

Desnudar al paciente. Procurar dejar expuesta sólo la parte del cuerpo que se vaya a lavar, volviéndola a tapar inmediatamente después, para preservar su intimidad.

En todas las zonas excepto en los ojos y la cara se empleará jabón.

Realizar el lavado siguiendo un orden desde las zonas más limpias a las menos limpias, comenzando por:

Retirar la prótesis limpiando ésta con antiséptico antes de volver a colocársela.

Afeitado; en el caso de los varones. Cambiar el agua.

Ojos (PG 2_3 Higiene de ojos).

Boca (PG 2_2 Higiene de boca).

Fosas nasales, si es necesario, efectuar lavado con suero fisiológico, utilizando una jeringa.

Orejas y cuello.

Cabello, verificar que no haya contraindicaciones.

Aclarar y secar cuidadosamente.

Extremidades superiores y axilas, secar bien los dedos y pliegues interdigitales

Tórax y abdomen, incidiendo con especial atención en zona submamaria en mujeres, área umbilical e inguinal y pliegues.

Aclarar y secar cuidadosamente.

Extremidades inferiores, con especial atención a los espacios interdigitales y prominencias óseas y siempre en sentido descendente.

Aclarar y secar cuidadosamente.

Cambiar el agua y la esponja.

Genitales y periné: lavar desde el pubis hacia el periné, sin retroceder:

Técnica del aseo de genitales y periné en la mujer:

Colocar la cuña.

Lavar      la    zona    con    la    esponja    jabonosa,    de    arriba    a    abajo,    limpiando cuidadosamente labios y meato urinario.

Aclarar, eliminando completamente los restos de jabón y secar.

Cambiar el agua y la esponja.

Técnica del aseo de genitales y periné en el hombre:

Colocar la cuña.

Lavar los genitales con esponja jabonosa, retirando el prepucio para garantizar un lavado minucioso de glande y surco balanoprepucial.

Aclarar, eliminando completamente los restos de jabón y secar.

Colocar el prepucio, para evitar edema de glande o parafimosis.

Cambiar el agua y la esponja.

Movilizamos al paciente con ayuda del celador y/o enfermera dependiendo de la gravedad y el estado del paciente. 

Continuar por la parte posterior del cuello, espalda, glúteos, muslos y región anal.

Aclarar y secar cuidadosamente, utilizando toallas limpias y poner especial cuidado en pliegues cutáneos.

Con el paciente en decúbito lateral, enrollar la sábana bajera longitudinalmente hacia el centro de la cama e irla sustituyendo progresivamente por la limpia.

Aplicar una pequeña cantidad de crema hidratante con un ligero masaje hasta su total absorción, en las zonas eritematosas o prominencias óseas colocar apósito de hidrocoloide.

Terminar de hacer la cama con ropa limpia, poner al paciente el pijama o camisón limpio y peinarle.

Evitar que queden arrugas en la ropa de cama.

Control de la capacidad funcional durante el baño.

Higiene de manos.  

Consideraciones especiales

Es importante recordar que existen varios factores personales y socioculturales que influyen en las prácticas higiénicas. Se han de tener en cuenta las limitaciones físicas específicas, las creencias, los valores y las costumbres de la persona para asegurar su intimidad y fomentar el bienestar.

En ocasiones puede ser necesario frotar la piel para eliminar restos de suciedad; evitar provocar excoriaciones de la piel.

No utilizar alcohol.

No masajear las prominencias óseas.

Tener especial precaución en el manejo de pacientes portadores de sistemas intravenosos u otros dispositivos. 

En los pacientes con vía venosa periférica, al quitar el pijama o camisón, sacar primero la manga que no tiene la vía y al ponerlo, al contrario, comenzar por la manga que tenga canalizada la vía.

En pacientes con inmovilización terapéutica, movilizar al paciente en bloque para el aseo (PG 7_1 Normas básicas de mecánica corporal). 

Si el paciente es portador de sonda nasogástrica: 

Pinzar sonda naso gástrica.                                                                                          Retirar esparadrapo de fijación de la sonda.

Limpiar la fosa nasal con hisopo o torunda impregnada en suero salino con ligeros movimientos de dentro afuera. Limpiar también la superficie externa de la sonda con una gasa.

Secar con gasas la zona perinasal y la superficie externa de la sonda.

Volver a fijar la sonda con el esparadrapo, rotando el punto de fijación.

Si el paciente es portador de sonda vesical: 

Lavar los genitales con solución antiséptica, haciendo mayor hincapié en el meato.

Mantener el circuito cerrado, evitando desconexiones innecesarias que faciliten la infección, pinzando el circuito o manteniendo la bolsa colectora por debajo del nivel de la vejiga.

Mantener la fijación de la sonda al muslo para evitar tracciones involuntarias que puedan provocar traumatismos. 

Evitar acodamiento del circuito.

Registro

Anotar en el registro correspondiente 

Procedimiento realizado.

Firma, fecha y hora de realización.

Incidencias ocurridas durante el procedimiento.

Respuesta del paciente al procedimiento realizado.

Referencias.

Junta de Andalucía. Consejería de Salud. Estrategia para la seguridad del paciente. Sevilla. 2006. [Consultado el día 10 de Noviembre de 2011]. Disponible en: http://www.juntadeandalucia.es/agenciadecalidadsanitaria/obser

vatorioseguridadpaciente/gestor/sites/PortalObservatorio/estrat

egia/descargas/Estrategia_SP_2006- 2010.pdf

Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica. BOE número 274 de 15/11/2002, páginas 40126 a 40132 (7 págs.). [Consultado el 31 de Enero de 2011] Disponible en: http://www.boe.es/aeboe/consultas/bases_datos/doc.php?id=BOE-A-2002- 22188

Organización Mundial de la Salud. Preámbulo a las soluciones para la seguridad del paciente. Ginebra 2007. [Consultado el día 10 de Noviembre de 2011]. Disponible en: http://www.ccforpatientsafety.org/Common/pdfs/fpdf/ICPS/PatientSolutionsSpani sh.p

Comentarios

comments

One Response

  1. Anónimo 7 agosto, 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: