CUIDADOS DE ENFERMERÍA PRE, TRANS Y POST-OPERATORIOS EN AMPUTACIÓN.

CUIDADOS DE ENFERMERÍA PRE, TRANS Y POST-

OPERATORIOS EN AMPUTACIÓN.

 

La amputación es la eliminación, por lo general quirúrgica, total o parcial de una extremidad, con el fin de aliviar los síntomas, mejorar la función y especialmente para proporcionar una relativamente mejor calidad de vida sin dolor y sin sufrimiento.

Cuando la integridad del tejido cutáneo mucoso sufre una lesión, inmediatamente se inicia el proceso de cicatrización, que es la cura de una herida por reparación y regeneración de los tejidos afectados. La fase inflamatoria, comienza en el momento en que ocurre lesión tisular y se extiende por un período de tres a seis días. En este período, el organismo es estimulado a utilizar mecanismos tales como la formación de trombos por medio de la agregación plaquetaria, activación del sistema de coagulación, el desbridamiento de la herida y la defensa contra infecciones.

La fase inflamatoria es seguida por la proliferativa, donde la actividad predominante en este período es la mitosis celular. La característica básica de esta fase es el desarrollo del tejido de granulación y la reconstitución de la matriz extracelular. La fase reparadora se caracteriza por los cambios que ocurren en el tejido cicatricial provocados por la síntesis realizada por los fibroblastos y la lisis coordinada por las colágenas.

Las estructuras resultantes de estos procesos se mejor organizan a medida que sufren maduración, pues el volumen de la cicatriz disminuye gradualmente y la coloración pasa, a poco, de rojo a blanco pálido, característico del tejido cicatricial.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El estado circulatorio del miembro es evaluado por medio del examen físico y exámenes diagnósticos. La perfusión muscular y cutánea es importante. Los exámenes de flujometría por Doppler con ultrasonido dúplex, determinaciones de la presión arterial y PaO2 cutánea del miembro son ayudas diagnósticos valiosos. La angiografía se realiza si una revascularización se considera una opción. Posibles complicaciones potenciales

  • Hemorragia,
  • infección;
  • Ruptura cutánea;
  • Dolor del miembro fantasma.

PRE-OPERATORIO

EI paciente de una cirugía programada puede recibir muchos cuidados, En el caso de una cirugía de urgencia, se abordarán algunos tópicos, mientras que otros se complementan en el postoperatorio.

Los cuidados básicos son: nutricionales, psicológicos, físicos, médicos.

Nutricionales: EI paciente debe tener un balance proteico controlado, ya que, por causa de la depresión o enfermedad de base, la ingesta puede ser baja. Se le debe animar a comer y no solo a dejarle el plato servido. En esta actividad bien puede colaborar la familia.

Psicológicos: A pesar de la ausencia de un psicólogo profesional, el medico puede realizar un apoyo psicoterapéutico, inicialmente reforzando la información al paciente y a su familia respecto a la gravedad de la enfermedad o accidente, a las posibles otras alternativas quirúrgicas, a la necesidad de la amputación y sus ventajas.

También se aborda el plano psicológico al escuchar sus dudas y temores respecto a la amputación, prestando atención a la depresión normal en estos casos y resolviendo la mayor parte de las incógnitas que se puedan presentar.

Físicos: EI paciente, tanto en el lecho como en posición bípeda (si es afectado de la extremidad inferior), a causa del dolor tiende a adoptar malas posturas generales en todo su cuerpo (escoliosis) o específicamente para la extremidad que va a ser amputada (si se va a amputar el pie). Se debe procurar que las articulaciones reposen en unos ángulos funcionales y movilizarlas en todo su arco de movimiento por lo menos tres veces al día durante mínimo cinco minutes.

TRANS-OPERATORIO

 Existen otros procedimientos previos a la amputacion que son considerados por el cirujano, y que de tal manera deben ser explicados al paciente y a su familia. Estos procedimientos se pueden enumerar como: bypass vascular, simpatectomía, Limpiezas exhaustivas, injerto de hueso, rotación de colgajos de tejidos blandos. Si las condiciones se prestan tan solo para realizar una buena amputaci6n debe sugerirse el principio de oro: la máxima longitud con el mejor cubrimiento para obtener muñones funcionales, donde no sobresalga el hueso y donde el nervio quede bien acolchado dentro de capas musculares.

  • Identificación del paciente

La identificación del paciente es esencial, debe realizarse con sumo cuidado y prevenir problemas graves (debe de realizarse durante los tres tiempo antes durante y después del procedimiento y es responsabilidad de Enfermería llevarlos a cabo de manera adecuada) para evitar equivocaciones se debe corroborar:

a) Preguntar directamente al paciente su nombre.
b) Checar datos en el brazalete de identificación.
c) Revisión del expediente clínico y verificar resultados de exámenes de laboratorio y radiológicos.
d) Checar lista de verificación pre-operatoria.
e) Conformar la técnica quirúrgica que se le va a realizar.
f) Trasladar al paciente a la sala de operaciones y verificar que sea la que le corresponde según la programación

  • Sedación

El paciente permanece consciente, somnoliento, adormilado, los reflejos permanecen intactos o con una depresión mínima. La sedación consciente también se denomina anestésico monitoreado, este tipo de anestesia generalmente se administra por vía intravenosa y ocasionalmente por vía intramuscular. Para que la sedación consciente sea efectiva debe cubrir los siguientes objetivos:

  • Mantener el estado de conciencia del paciente.
  • Mantener la elevación del umbral del dolor, aumentar la tolerancia al dolor del paciente.
  • Disminuir la ansiedad y el miedo del paciente.
  • Mantener los signos vitales relativamente estables.
  • Mantener un nivel deseado de amnesia

 

  • Colocación del paciente en la mesa quirúrgica

Las mesas de operaciones diseñadas para la comodidad y seguridad para colocar al paciente según la intervención quirúrgica que se le va a realizar, para facilitar el acceso a la región operatoria, además de favorecer las funciones vitales y proteger al paciente de lesiones nerviosas y vasculares mientras se le está practicando la cirugía. Antes de colocar al paciente en la mesa de operaciones, la enfermera (o) circulante debe saber perfectamente la mecánica del movimiento y de los controles de la mesa para elevar, descender, mover, fijar, manejar las partes movibles de la mesa y así colocar al paciente en forma anatómica de acuerdo con la cirugía que se le va a practicar, en este momento la enfermera (o) debe valorar la colocación del gorro, la opción de quitar o colocar la bata, acomodo de las férulas para los brazos y los dispositivos para la monitorización del paciente. Asimismo, disponer las medidas de protección y seguridad.

  • Desinfección.

La desinfección de la zona de incisión quirúrgica, generalmente es realizada por la enfermera (o) circulante o el ayudante del cirujano, antes de colocar campos estériles. El propósito de la desinfección de la piel es lograr que el sitio de la incisión y el área que la rodea se mantenga libre de microorganismos.

  • Aplicación de campos quirúrgicos

El proceso de la colocación de ropa estéril (campos y sábanas), consiste en el acomodo sistemático de los mismos con la finalidad de establecer un campo estéril que sirva de barrera de protección contra la contaminación y la humedad de la herida quirúrgica.

  • Clasificación de material y equipo para iniciar el procedimiento,
  • asistir al médico.
  • Llevar registro de todo lo acontecido durante el procedimiento y
  • al terminar este trasladar y entregar al paciente al área de recuperación junto con todos los registros debidamente hechos.

POST-OPERATORIO

 Los cuidados se agrupan en:

  • atención general,
  • cuidado del muñón.

 La atención general que incluye:

  • Vigilancia del estado de ánimo,
  • Control del estado nutricional,
  • Utilización de posiciones convenientes en el lecho o fuera de él, que son las (mismas explicadas y aplicadas en el preoperatorio.)
  • Adecuada deambulación, pues debe incorporarse lo más pronto posible, sea la amputación de extremidad superior o inferior.

LOS CUIDADOS DEL MUÑÓN.

 Usual mente se deja un drenaje que se puede retirar hacia el tercer día, las curaciones. si no hay infecciones, pueden ser una vez al ella.

Ejercicios: se realizarán para el fortalecimiento de los músculos residuales y de la cintura escapular o pélvica, así como para recuperar el equilibrio en la posición de pie. Los masajes can la punta de los dedos y de toda la mana ayudan a la desensibilización del muñón y alivia la sensación fantasma.

 La colocación del vendaje a faja: se inicia luego del retiro de las puntas es en forma de ocho y disminuye el edema, mejora la propiocepción, alivia el dolor y ajusta el muñón para el uso de la prótesis.

Debe insistirse en el cuidado propio del paciente de su baño, vestido y alimentación.

PREVENCIÓN DE LA SENSACIÓN FANTASMA

 Se ha debido explicar previamente este fenómeno, donde es normal la sensación de la presencia de la extremidad que fue amputada y en algunos casos con dolor en las zonas imaginarias, llamado dolor Fantasma.

Existen dos hipótesis que explican el fenómeno:

  • la conducción de los impulsos a partir de los nervios seccionados y
  • la presencia del engrama cerebral del propio cuerpo.

 Se maneja con vendaje en ocho, golpeteo. fricción. Si hay dolor se siguen las mismas indicaciones que el preoperatorio.

CUIDADOS GENERALES CON EL SITIO AMPUTADO

Además de los cuidados de higiene, alivio del dolor y vendaje del muñón, la persona con amputación debe:

  • Ejercitar el muñón, haciendo movimientos pequeños todos los días varias veces al día para mantener una buena circulación;
  • El cambio en la posición del cuerpo para prevenir contracturas y úlceras por decubito debe ser cada 2 horas;
  • El muñón no debe estar colgando fuera de la cama o en el caso de las extremidades inferiores no tener las piernas cruzadas o dejar objetos pesados sobre el muñón;
  • Tomar el sol, para la recepción de la vitamina D y fortalecer los huesos y la piel del muñón;
  • Evitar los golpes y heridas que puedan perjudicar la cicatrización del muñón.

Además de estos cuidados, hacer una alimentación rica en alimentos cicatrizantes, como comer brócoli, fresa o yema de huevo, por ejemplo y beber mucha agua ayuda a mantener las células de la piel y de los tejidos hidratados y saludables, facilitando la cicatrización y previniendo las infecciones.

Si esta información es de tu agrado no olvides regalarnos un like a la página #YoAMOEnfermería, apoyanos comparte para que llegue a más personas.

Nora R. Cirugfa general. Barcelon<l: Editores. Sal vat 1995. Pera C. Cirugfa, fundamentos, indicaciones y opciones tecnieas. Barcelona. Ed. Salvat 1991. Campbell W. Cirugfa orlopedica. Buenos Aires: Panamericana 1985. Scwartz. Surgery. 5t luis: The c.y. Mosby. 1985. Krusen F. Medicina ffsica y rehabilitacion. Buenos Aires Panamericana 1985. Delisa J. Rehabilitation medicine principles and practice. New York: Lippincott 1988. Goodgold J. Rehabilitation Medicine. 5t Louis: The C. YMosby 1985. Kottke F. Handbook of physical Medicine and rehabilitation. Philadelphia: WB Saunders Co. 1990.

Comentarios

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: